Restaurador OSM

Los restauradores son interruptores con reconexión automática que cumplen la función de interrumpir y cerrar un circuito de corriente alterna de régimen transitorio y permanente. Esto lo hacen utilizando cierres a una velocidad variable, dependiendo de las curvas de tiempo-corriente que define el revelador. Los objetivos del uso de este tipo de equipos es interrumpir las fallas temporales que se presentan en el circuito eléctrico antes de que se conviertan en fallas permanentes y hacer una coordinación adecuada con otros dispositivos de protección instalados en el mismo circuito, ello para aislar la línea eléctrica en el punto más cercano a donde se ha presentado la falla para minimizar el tiempo de interrupción de servicio.

En términos generales, cuando en un circuito eléctrico la corriente alcanza el valor de corriente de arranque, el restaurador efectúa hasta cuatro operaciones de disparo con un valor preestablecido en combinaciones de curvas de operación rápidas y lentas que permiten extinguir las fallas transitorias que se han presentado y aislar las fallas permanentes. Como ya mencionamos, la velocidad de estas operaciones depende de las curvas de corriente que define el revelador y es variable, tanto en tiempo de reconexión como en tiempo de reposición, es decir, en los intervalos en que los contactos del equipo se mantienen abiertos entre una apertura y una orden de reconexión de corriente o cierre, y en el tiempo que le toma al restaurador reponer su programación.

En un circuito eléctrico los restauradores se pueden programar en secuencias de operación de un  máximo de cinco aperturas y cuatro cierres, y se configuran para comenzar a trabajar dichas secuencias bajo ciertas corrientes mínimas. Gracias a esto es posible colocarlos en cualquier punto de los sistemas de distribución eléctrica en el que el rango de trabajo del equipo sea adecuado según los requerimientos del sistema.

Es por la importancia de instalar un restaurador que sea compatible con las características y requerimientos del sistema que resulta imprescindible seleccionar cuidadosamente el tipo de equipo que se instalará en los diferentes tramos del sistema. Se pueden aplicar diferente criterios para catalogar estos equipos: monofásicos o trifásicos; electrónicos, con control hidráulico o con microprocesador; con aislamiento sólido, en aceite o SF6; con interrupción en aceite o en vacío.

En México, la Comisión Federal de Electricidad estableció un acuerdo de normalización en la que se determinan las características básicas que deben reunir los equipos de restauración eléctrica con base a las normas NOM-008-SCFI-2002, NMX-H-004-SCFI-1996, NMX-H-074-SCFI-1990, NMX-J-438-ANCE-2003, NMX-J-517-ANCE-1998, IEC 600068-2-1, 2-2 y 2-30, IEC 60255-5, IEC 60507, IEC 60529, IEC 60815, IEC 61000-4-2, 4-3, 4-4, 4-11, 4-12, IEC 61109, NRF-001, CFE D8500-01 y 02, CFE G0000-81 y CFE L0000-15. Según éstas, el restaurador debe constar de una unidad de interrupción, un control, una estructura o herraje de base o soporte y un cable de interconexión para conectar la interrupción y el control. El servicio para el que están diseñados deben ser a la intemperie para operar a 60 Hz y deben ser equipos tripolares, contenidos en la misma base de soporte y el medio que utilicen para extinguir el arco eléctrico debe ser hexafluoruro de azufre (SF6) o vacío.

Además del medio aislante en gas SF6, sólido o aceite vacío, un restaurador debe contar con aislamiento externo, ya sean boquillas o aislante sintético. En el caso de que se utilicen boquillas, éstas pueden ser de porcelana, resinas cicloalifaticas o epóxicas, hule silicón o EPDM en las zonas de no contaminación y en las zonas de contaminación está permitido sólo el uso de hule silicón y porcelana. Cuando se emplea un aislamiento sintético el restaurador puede emplearse tanto en zonas de contaminación como zonas de no contaminación si este aislamiento aprueba las pruebas de tracking y erosión correspondientes.

En cuanto a los componentes de un restaurador, su base soporte y accesorios tienen que fabricarse en acero inoxidable, aluminio galvanizado o acero con recubrimiento anticorrosivo y ser resistentes al impacto. Su cubierta debe evitar la acumulación y filtración de agua y tanto tuercas como tornillos, arandelas y abrazaderas del restaurador deben ser de acero inoxidable o acero galvanizado, o bien, de cobre en las secciones en las que no se presenten esfuerzos mecánicos. En este tanque se debe contener un indicador de posición de los contactos visible y manejar el color verde para indicar posición abierta y rojo para posición cerrada; una palanca para disparo manual; un conectador para tierra que pueda recibir un conductor de cobre de 53 mm2 y seis conectadores terminal a cable para recibir este conductor de cobre de sección transversal; un manómetro, en el caso de que se utilice aislamiento SF6; contador de operaciones en memoria no volátil; ganchos, orejas y todos los dispositivos necesarios para maniobrar el equipo.

El control del restaurador, por su parte, es un dispositivo electrónico inteligente por lo que para operar necesita de microcontroladores o microprocesadores de comunicación externa que además deben estar construidos con elementos que les permitan operar en ambientes con interferencia electromagnética o contaminación y ofrecer las funciones de protección, medición y SCADA. Las funciones de protección con las que mínimamente debe contar el restaurados son a sobrecorriente instantánea, de tiempo, de neutro instantáneo, de neutro de tiempo, de recierre automático y de frecuencia. En cuanto a medición tienen que contar con la capacidad de medir magnitudes básicas con un error máximo de 1.0% y para ellos deben tener una pantalla en la que se puedan hacer las configuraciones necesarias al equipo y visualizar los datos de medición recabados. Finalmente, la información SCADA debe responder al desempeño en tiempo real de los eventos de una resolución de al menos 10 milisegundos.

Como mencionamos, este tipo de equipos deben tener un panel de control con señales luminosas para indicar el estado del restaurador, palancas o botones de mando y una pantalla para consultar las mediciones en tiempo real y en historia. Con las palancas o botones se controla el cierre o apertura del restaurador, el bloqueado del recierre, el disparo de tierra, el tipo de operación, ya sea manual o vía remota, y la protección utilizada, mientras que los indicadores muestran el estado del equipo, del recierre, del disparo de tierra, el modo de operación, el tipo de protección, la posición del disparo definitivo y el estado de los controles. Además tienen que contar con alarmas de las funciones de protección, las fallas de batería, del bloqueo del restaurador y de la puesta en marcha de autodiagnósticos.

En Asesores en Alta Tecnología nos especializamos en la comercialización de material eléctrico y equipos en media y alta tensión y en nuestro catálogo encontrarás restauradores que cumplen con todas las normas vigentes de la Comisión Federal de Electricidad. Para conocer a detalle los productos que ponemos a tu alcance visita nuestro catálogo en línea o contáctanos, con gusto te atenderemos.