transformador seco-altatecnologiaToda instalación del sistema de la Red del Sistema de Distribución Eléctrica requiere del uso de transformadores para su correcto funcionamiento; dichos dispositivos nacieron gracias al desarrollo de los sistemas de suministro eléctrico, lo que ha dado como resultado el continuo perfeccionamiento de los equipos necesarios para dotar de energía eléctrica a un gran número de poblaciones a nivel mundial.

Entre los modelos más utilizados están el transformador seco y el transformador que funciona con aceite, es por eso que en este artículo explicaremos en qué consiste cada uno de ellos, sus características y sus principales usos. Para comenzar, hablemos de qué son y cuál es el objetivo de estos dispositivos en general.

Un transformador es el aparato que regula la tensión en los sistemas de corriente alterna y dota de estabilidad a la potencia y la frecuencia de la energía que es transportada a través de las líneas de alta, media y baja tensión. Asimismo, aumenta o disminuye el voltaje que recibe dependiendo de la fase de distribución de energía eléctrica en donde sea colocado.

Estos dispositivos están compuestos por dos devanados —conocidos como primario y secundario—, mismos que se encargan de recibir y ceder la energía. Cada uno de ellos consiste en un hilo de cobre envuelto en una capa aislante y enrollado en el núcleo, el cual está conformado por placas de acero al silicio separadas entre sí, y su tarea es la de conducir el flujo magnético.

El principio de su funcionamiento es sencillo, pues maniobra en tres pasos: en el primero, recibe la electricidad que llega desde la planta generadora —o cualquier línea de distribución— por medio del devanado primario o de entrada, posteriormente transforma esa electricidad en energía magnética y, finalmente, ese magnetismo es convertido en energía eléctrica que se transmite por medio de un devanado secundario o de salida; a partir de ahí la electricidad es llevada a una nueva línea de distribución.

Hay una gran cantidad de modelos y tamaños de transformadores, mismos que son seleccionados y utilizados según los requerimientos necesarios. Existen desde los más voluminosos como el transformador de potencia —usado en las subestaciones eléctricas, en las centrales de generación o en industrias que requieran de altos niveles de energía, son de alta y media tensión—, hasta los más compactos como los de corriente.

Por su manera de operar, se dividen en dos grandes rubros, el transformador seco y el que funciona con un baño de aceite. El primero es de baja tensión y es ideal para instalarse cerca de los centros de consumo (como edificios, conjuntos de viviendas, comercios, oficinas o cualquier instalación industrial), acción que genera una optimización en la regulación del voltaje; por otro lado, el segundo tiene la misma aplicación, con la salvedad de que es capaz de operar con altos niveles de tensión.

Las principales características del transformador seco son que: debido a su pequeño tamaño, no necesita instalarse en espacios muy amplios; no requiere de mantenimiento continuo, ya que sus materiales son muy resistentes y por lo tanto tiene una vida útil muy larga, por eso mismo no tiene que ser revisado periódicamente por ingenieros civiles.

Asimismo, su sistema cerrado de fabricación es seguro para el medio ambiente, no contamina y por lo tanto puede ser instalado tanto en interiores como exteriores, lo cual reduce las pérdidas en los niveles de carga.

Debido a que no utiliza ningún material inflamable, su uso es muy seguro, ya que no hay riesgos de fugas de líquidos y por lo tanto no hay posibilidad de que provoque algún incendio, de igual forma, tiene resistencia ante condiciones climáticas como la contaminación, humedad e incluso sismos, por lo tanto no requiere de medidas de seguridad específicas. Finalmente, puede resistir las sobrecargas o cortocircuitos.

Por otro lado, el transformador de baño de aceite tiene las siguientes características: puede ser instalado en exteriores y no produce ruido, además de que funciona correctamente en atmósferas contaminadas y soporta niveles de energía de media y alta tensión, lo que le da una gran resistencia cuando se presenta alguna sobrecarga de manera prolongada.

Como este tipo de dispositivos funcionan por medio de aceite, es muy importante que se tengan medidas de seguridad especiales, una continua revisión y mantenimiento por parte de los especialistas, con el fin de prevenir y reducir el riesgo de incendio, asimismo, es indispensable que tengan instalado debajo de ellos un depósito que recolecte la sustancia inflamable en caso de fuga. A su vez, el depósito que contiene el aceite derramado debe de tener instalado un dispositivo capaz de apagar las llamas en caso de que el líquido se encienda.

Aunque el transformador de baño de aceite resulte más peligroso y requiera de mayores cuidados que el transformador seco, su capacidad de resistir grandes niveles de energía lo hace muy útil para ciertas aplicaciones, además de que tienen un buen control de funcionamiento y su costo es mejor. La elección de uno de estos dispositivos depende mucho de los requerimientos de energía eléctrica que se necesiten.

Estos equipos y muchos aparatos eléctricos los podrás encontrar en la tienda en línea de Asesores en Alta Tecnología, una empresa comprometida y confiable que garantiza la distribución de las mejores herramientas para realizar cualquier instalación eléctrica, nos respaldan nuestros más de veinte años de experiencia en el mercado. Te invitamos a comparar y a contactarnos para hacer tu pedido, hacemos entregas en cualquier parte de la república mexicana.