Banco de capacitores

En los últimos años las facturas del suministro eléctrico se han elevado considerablemente. Existen una serie de alternativas para ahorrar energía eléctrica, aunque muchas veces una gran parte de ese consumo desmedido es causa de la misma electricidad. Es muy importante que el flujo eléctrico mantenga una intensidad constante, si esto ocurre se ve reflejado satisfactoriamente en la factura y por lo tanto en nuestro bolsillo. Un capacitor o una cadena de capacitores también llamada Banco de capacitores, es la solución más eficaz para regular el flujo del consumo eléctrico.

En las casas, oficinas, hospitales, escuelas, centros públicos y empresas, es muy importante el reducir gastos de cualquier índole. El consumo eléctrico representa una gran inversión de capital constante, aunque muchas veces el servicio es deficiente. El mal flujo de la corriente eléctrica no sólo repercute en el aumento en la factura, también daña los aparatos eléctricos y afecta su funcionamiento de una manera gradual.

El ahorro en el consumo depende en gran medida del ser humano, mantener la instalación eléctrica en buen estado, reemplazar los electrodomésticos y maquinarías con más de diez años de uso, mantener sólo conectado y en uso los aparatos estrictamente necesarios, son algunas de las consideraciones clave que hay que tener presentes para ahorrar energía.

El ahorro en el consumo eléctrico es beneficioso no sólo para nuestra economía, sino que a la par ayuda a preservar el medio ambiente. En México la mayor parte de la energía eléctrica se obtiene de la quema de combustibles fósiles, como el petróleo. Hay muchas opciones ecológicas para ahorrar en el consumo de energía eléctrica, las más comunes son la energía solar y la energía eólica. Sin embargo, el uso de estas tecnologías se complementa con energía eléctrica convencional, y dado los altos costos de inversión que representan, es una opción a la que muy pocos tienen acceso.

La regulación del flujo eléctrico es importante porque nos ayuda a cuidar la energía eléctrica y por lo tanto al medio ambiente. Además de que nuestros aparatos y maquinarías se mantienen seguros y completamente funcionales durante más tiempo, es por esto que instalar un capacitor o condensador ayuda a regular estos problemas.

Los condensadores o capacitores eléctricos son dispositivos capaces de almacenar energía por un tiempo limitado, pues al estar conectado en una instalación eléctrica, el capacitor o condensador almacena los picos altos en el flujo de la corriente eléctrica, y los libera cuando el flujo desciende.

De esta manera el capacitor mantiene estable la corriente eléctrica optimizando el gasto y la cantidad que reciben nuestros equipos que estén conectados a la misma línea eléctrica. El funcionamiento de los capacitores es muy sencillo: el dispositivo consta de dos placas o láminas metálicas que conducen la energía eléctrica, las cuales están situadas de forma paralela, y aisladas entre sí. Cada una de las placas mantiene un polo de la carga, es decir una es positiva y la otra negativa.

Los capacitores más comunes son los cerámicos y los de aluminio. Un Banco de capacitores está formado por dos o más condensadores conectados entre ellos y cumple la función de almacenar grandes cantidades de energía. En las industrias, escuelas, hospitales y en todo aquel sitio en el que es importante mantener un flujo estable y continuo de energía, son necesarios.

Algunos delos beneficios de los bancos de capacitores es el ahorro de entre 2 y 6% del consumo total, se evita el desgaste de los equipos por calentamiento y se disminuye el desgaste e impacto a la instalación eléctrica y a los transformadores. La vida útil de los bancos de condensadores puede alcanzar hasta 20 años, su mantenimiento es muy sencillo, y son muy seguros siempre y cuando hayan sido instalados en las condiciones adecuadas.

El uso de los capacitores nos trae muchas ventajas, pero debemos escoger proveedores responsables con la fabricación de sus productos. Los condensadores de mala calidad, debido a que almacenan energía eléctrica pueden ser muy peligrosos y pueden ocasionar cortos circuitos, explosiones o incluso problemas más graves como, quemar la instalación eléctrica. Si hemos decidido instalas un Banco de capacitores es muy importante acudir con un especialista, ya que hay que tomar ciertos factores en cuenta antes de adquirirlo.

Primero hay que saber para qué será designado, se puede regular el factor de potencia, apoyar motores para su arranque o para mantener el flujo constante en algunas áreas en las que se ocupa equipo sumamente delicado a las variables de energía. Podemos encontrar dos tipos de bancos: fijos y ajustables. Los bancos fijos son los más comunes y siempre están conectados a la alimentación, pero puede ser programado para encenderse o apagarse cuando se le requiera, se recomienda su uso cuando la demanda de energía es constante.

Si quieres saber más sobre el funcionamiento de los bancos de capacitores o si tienes dudas, llámanos y nosotros te ayudaremos. No lo dudes más, en Asesores en Alta Tecnología, estamos comprometidos desde 1990 con la venta, distribución de equipo y material eléctrico de alta y media tensión.

Con más de 20 años en el mercado y con miles de clientes satisfechos, somos la mejor empresa en asesoría tecnológica para la instalación de equipos eléctricos. Todos nuestros productos son de la más alta calidad, visita nuestro catálogo y ponte en contacto con nuestros asesores, tenemos una opción para ayudarte a optimizar tu consumo eléctrico y hacer más eficiente el funcionamiento de tus equipos. No lo olvides, en Asesores en Alta Tecnología, tenemos el Banco de capacitores que necesitas.