En publicaciones anteriores del blog de Asesores en Alta Tecnología presentamos las características de los elementos que no pueden hacer falta en las redes de distribución eléctrica, como los transformadores de medición y ofrecimos algunas recomendaciones para elegir los que funcionen mejor según el tipo de red que se desee instalar. También hablamos de las ventajas de optar por equipos de medición Arteche, que son transformadores integrados de medición de la más alta calidad que encontrarás en nuestro catálogo de productos. Con la finalidad de que cuentes con mayor información para elegir transformadores de medición, en esta ocasión nos enfocaremos a hablar de su clasificación y de las aplicaciones para las que resultan útiles.

Como sabrás, los transformadores son equipos que cumplen con la función de aumentar o disminuir la tensión de la línea eléctrica, sin modificar la potencia de la corriente. Existen de diferentes tipos y en los circuitos de alta tensión se emplean lo que integran medición, pues tienen la función de traducir las intensidades y tensiones de las líneas eléctricas a valores manejables que puedan ser medidos por instrumentos de medición como contadores y relés protectores. Estos transformadores pueden clasificarse en tres tipos: transformadores de tensión o corriente, transformadores de intensidad o potencial y transformadores combinados. Los transformadores de tensión presentan una relación de transformación determinada por la tensión en los bornes, entre la tensión que aparece en los extremos del bobinado secundario del equipo. En este tipo de transformadores la tensión primaria es la misma de la línea eléctrica y pueden disponer de varios arrollamientos secundarios, se emplean para suministrar la corriente indicada a amperímetros, watimetros, watthorímetros, reveladores y a otros aparatos de protección.

En los transformadores de intensidad o de potencial, la intensidad primaria y secundaria conservan una proporción, y es igual a la relación de transformador del equipo. Los transformadores de intensidad o de potencial son utilizados para conocer la intensidad de línea y para ello se intercala una de las fases del bobinado primario para conectarlo en serie a la fase, y el bobinado secundario se conecta de la misma manera que en los transformadores de tensión. Se utilizan para proporcionar la tensión adecuada a voltímetros, frecuencímetros, watimetros, watthorímetros, pare reveladores y otros aparatos de protección. Finalmente encontramos los transformadores combinados, que se conforman tanto por un transformador de intensidad o potencial como por uno de corriente o tensión en un solo equipo, lo que permite suministrar la corriente y tensión adecuada para equipos de medición, y tienen la ventaja de que necesitan menos espacio para su instalación.

Los transformadores de medida deben reunir ciertos requisitos en cuanto a precisión y esta se define por un índice de clase, que es igual al límite superior de error de tensión o intensidad admisible para la intensidad o tensión primaria y para carga de precisión. La potencia y clase de precisión para medición de corriente y potencial se asocian con una determinada carga de norma, mientras que la precisión para protección se asocia a la carga de norma y es definida como la tensión en voltios, que se presenta en las terminales del bobinado secundario cuando circula una corriente veinte veces igual a la corriente nominal sin que el error sea mayor al 10%. Las clases de precisión se definen por la norma ANSI C57 13 y para la puesta en marcha de este tipo de transformadores, es necesario que cumplan con estos requisitos por cuestiones de seguridad.

Los transformadores de medición se fabrican con aislamientos que permiten la operación de los equipos a temperaturas que se elevan hasta los 55°C, y para resistir la corriente térmica que representa un cortocircuito durante un segundo, estos aislamientos deben tener una densidad de 146,6 amperios/mm2. Por supuesto que los transformadores de medición Arteche reúnen todas las características necesarias para garantizar seguridad y alto desempeño, pues se fabrican bajo los más altos estándares según lo dictado por las normas oficiales. En México es la Comisión Federal de Electricidad la encargada de dictar las características que deben reunir los equipos transformadores en las redes de electricidad y para los transformadores de corriente y de potencial establezcan que en equipos de tensión de 72,5 kV y mayores el aislamiento exterior debe ser de porcelana, mientras que en equipos de tensión máxima de 38 kV se puede emplear porcelana o materiales sintéticos a excepción de EPDM. El aislamiento interior de los transformadores de corriente debe ser seco en equipos de hasta 38 kV y de papel impregnado en líquido aislante (aceite mineral tipo II no inhibido) para los de 72,5 kV o más.

La base de los transformadores debe ser de acero inoxidable o aleación de aluminio, metales galvanizados por inmersión en caliente y los tornillos utilizados al exterior deben ser de acero inoxidable. En cuanto a la caja de transformadores de corriente, esta debe ser también galvanizada, contar con un grado de protección IP 45 y ubicarse en la base del transformador. Además debe estar provista para la instalación de sellos tipo candado y contar con entrada para tubo conduit. Los conectadores utilizados deben ser de cobre o aluminio, y para conexión a tierra el transformador debe tener un cable de cobre de sección transversal de entre 67,43 mm2 a 126,7 mm2 en equipos de hasta 38 kV, y de entre 107,2 mm2 a 253,4 mm2 para transformadores de 72,5 kV y mayores.

El diseño de los transformadores debe garantizar la hermeticidad y evitar la entrada de humedad y fuga del aceite, asimismo deben tener un sistema para la expansión y contracción del volumen de aceite por las variaciones de temperatura, esto para reducir las sobrepresiones sin que se afecte la hermeticidad. La frecuencia nominal a la que deben operar los transformadores es de 60 hZ y los valores y características de las cargas deben ir de acuerdo con las clases de exactitud establecidas por la CFE. Si los equipos cumplen con todos los requerimientos de diseño y selección de materiales y siguen procesos de manufactura estrictos y de aseguramiento de calidad, pueden ofrecer una vida útil de al menos 30 años.

En Asesores en Alta Tecnología ponemos a tu disposición transformadores de medición en todas las capacidades monofásicos y trifásicos, secos y en aceite. Para conocer a detalle las características de nuestros productos visita nuestro catálogo, en el que se destacan los equipos de medición Arteche. O bien, si lo prefieres puedes contactarnos, con gusto te brindaremos la información que necesitas y te asesoraremos en la elección de los equipos que se adapten a tus necesidades.