En la actualidad existe una gran cantidad de aparatos electrónicos que mantenemos en funcionamiento o conectados a la corriente eléctrica todo el tiempo como la televisión, el sistema de sonido, el refrigerador, el horno de microondas o la lavadora en el caso de la casa, o computadoras, faxes e impresoras cuando se trata de la oficina.

Sin embargo, es muy común que en cualquier momento pueda ocurrir una falla en la red eléctrica y se tenga que suspender el servicio mientras se hacen los arreglos necesarios, pero cuando la alimentación eléctrica se reanuda es posible que lo haga con mucha intensidad, lo que muchas veces llega a dañar de manera irreparable todos los dispositivos conectados a los enchufes.

Para evitar este tipo de situaciones, es muy importante mantenerlos conectados a un aparato llamado regulador de voltaje o de tensión; un dispositivo con varias salidas de conexión de corriente (enchufes) que sirve para estabilizar el voltaje —la fuerza con la que se impulsan los electrones mediante los cables eléctricos—, ya que éste siempre tiene variaciones que podrían dañar a los aparatos electrónicos conectados a la red, por lo que el regulador se encarga de mantener un nivel constante para proteger equipos en todo momento.

Hay aparatos que ya los tienen integrados en sus equipos como lo son las computadoras, las cuales tienen instalado un regulador en su fuente de alimentación para proteger el procesador y otros elementos. Asimismo, los automóviles tienen uno en los alternadores  —los aparatos que se encargan de transformar la energía mecánica en eléctrica— y por supuesto también hay reguladores en las plantas de generación eléctrica y en las subestaciones de la red.

El regulador de voltaje está compuesto por un alambre con dos extremos, contenido dentro de una burbuja de vidrio, mismo que se quema en caso de que reciba una corriente eléctrica muy intensa, con lo que evita el paso de altas cantidades de tensión y protege los dispositivos conectados a él. Además, muchos modelos de reguladores tienen integrado un supresor de picos, aparato capaz de detectar un nivel muy fuerte de voltaje en la línea eléctrica, entonces lo canaliza a tierra para no afectar los circuitos de los electrónicos.

Dependiendo de su aplicación, estos dispositivos cumplen con una serie de funciones específicas:

Regulación pasiva: este regulador es utilizado comúnmente cuando hay una fuente de alimentación que constantemente está produciendo un voltaje superior a lo que los circuitos necesitan, de tal forma que está trabajando todo el tiempo reduciendo la tensión y convirtiendo la energía sobrante en calor. Dicho calor tiene que ser eliminado para evitar la descomposición de este dispositivo, por lo que tiene que tener integrado un disipador, es decir, un aparato metálico que se encarga de evitar el sobrecalentamiento del regulador.

Regulación activa: si por el contrario, los circuitos requieren de una mayor cantidad de voltaje a la emitida por la red, entonces deben de ser conectados a un regulador de voltaje activo, el cual tiene la capacidad de incrementar el voltaje hasta el nivel necesario para el correcto funcionamiento de los aparatos electrónicos.

Regulación de red: los sistemas de alimentación de corriente alterna requieren de un regulador que controle los cambios más acentuados de estos circuitos. Esto lo hacen a través de los transformadores —aparatos que permiten la generación y distribución de la corriente eléctrica a grandes distancias—, ya que éstos tienen una serie de grifos controladores, de tal forma que si el voltaje viene con muy poca intensidad en la red, la función del regulador es conectarse a un grifo que tenga una mayor cantidad de voltaje, si por el contrario,  el voltaje viene con una intensidad muy alta, lo que hace el regulador es simplemente conectarse a un grifo que tenga una tensión más baja.

Estabilización de voltaje en la Corriente Alterna (CA): esta es una de las funciones más comunes dentro del hogar, ya que precisamente es el regulador de voltaje al que se conectan los aparatos electrodomésticos para mantenerlos en un nivel estable y protegerlos de cualquier variación en la corriente emitida por la red eléctrica. Esto lo logra gracias a su capacidad de responder ante cualquier cambio detectado en el voltaje, lo cual es muy útil y efectivo para mantener seguros los dispositivos del hogar.

Estabilización de voltaje en la Corriente Directa (CD): esta es la función de regulación que se utiliza para la protección de los circuitos de las baterías, consiste en un dispositivo de derivación, es decir, un aparato que sea capaz de lograr una pérdida de la intensidad de la corriente eléctrica, para ello es necesario que la fuente de alimentación no reciba un nivel de voltaje mayor al soportado por el dispositivo de derivación y que en el circuito se instale una resistencia que ayude a lograr dicha estabilización.

Existe una gran variedad de modelos de regulador de voltaje y dependiendo de su tipo pueden ser integrados, conmutados o electromecánicos y todos ellos los podrás encontrar en nuestro catálogo en línea, pues en Asesores en Alta Tecnología nos especializamos en la distribución de todo tipo de material eléctrico de media y alta tensión.

Manejamos las marcas de más alta calidad, lo único que tienes que hacer es consultar nuestro catálogo que contiene toda la información acerca de los productos que ofrecemos. Contáctanos en línea para recibir nuestro servicio confiable y garantizado en las puertas de tu hogar o negocio en cualquier parte de la República Mexicana.