Los restauradores  son equipos autocontrolados, cuya característica principal es la de interrumpir sobrecorrientes de régimen transitorio y permanente utilizando recierres rápidos y lentos de acuerdo con las curvas de tiempo-corriente definidas en el relevador, con la finalidad de llevar a cabo una coordinación adecuada con otros dispositivos ubicados en el mismo circuito aéreo.

Diseñados para voltajes de 15kV, 27kV y 38kV. Estos equipos que pueden ser Telecontrolados por medio de un radio de frecuencia, GPRS y fibra óptica que se conecta al relevador del equipo, que cuenta con los puertos necesarios para dicha conexión y así ser controlado desde una estación maestra de CFE.

Alta Tecnología suministra restauradores en marca NOJA POWER, G&W ELECTRIC, ambas marcas cumplen con las normas vigentes de CFE y cuentan con la constancia de aceptación de prototipo por parte de LAPEM.

Restauradores

Los restauradores son equipos eléctricos autocontrolados o interruptores de reconexión automática que suelen instalarse como parte de las redes de distribución de energía eléctrica. Su función principal es la de interrumpir el paso de electricidad y cerrar sobrecorrientes de régimen transitorio, también entendidas como circuitos de corriente alterna, por medio del uso de secuencias y operaciones de cierres y apertura rápida o lenta, todo esto con el objetivo de tener control y coordinación con el resto de dispositivos que conforman las redes eléctricas aéreas.

Este control y coordinación que se logra en la red al contar con un dispositivo como este es sumamente útil cuando se presentan fallas en las líneas de distribución, pues con este equipo es posible aislar la línea en la que se presenta el inconveniente en un punto muy cercano a la falla, para así realizar el proceso de reconexión correspondiente, interrumpiendo la distribución eléctrica el menor tiempo posible. De igual forma, un restaurador también puede interrumpir una falla mínima o temporal con el fin de evitar que se convierta en una falla mayor o permanente.

Los principios básicos de funcionamiento de un dispositivo de este tipo son los siguientes: cuando el equipo recibe energía eléctrica estable, su funcionamiento se limita a mantener el control y coordinación de la red, pero si la corriente recibida rebasa el umbral (valor de pickup), es decir, un nivel de energía superior al preestablecido, entonces ocurren diferentes operaciones de disparo rápido y retardado, dependiendo de la gravedad o tipo de falla (temporal o permanente).

Este tipo de dispositivos están conformados por un cuerpo o caja metálica en la que se montan los interruptores aislados que reciben la corriente eléctrica, los cuales están fabricados con resina cloalifática, material con gran longitud de fuga e ideal para ambientes con altos índices de contaminación. Estos interruptores con los que cuentan los restauradores tienen una serie de sensores eléctricos que son los encargados de recibir la corriente, medir su intensidad y así identificar cuando existe una falla o sobrecarga. En su interior cuenta con una serie de bobinas, contactos y engranajes que se activan durante los diferentes procesos de operación del dispositivo al detectar una falla.

Gracias a su estructura autosoportada y la relativa sencillez de sus componentes, instalar un restaurador en cualquier punto de la red eléctrica aérea, que suele ser en los postes o subestaciones, es muy sencillo.

Asimismo, también debido a su estructura y sencillez de operación, sus tiempos de acción son sumamente rápidos, pues requiere de lapsos muy cortos para completar sus diferentes fases: el inicio de la secuencia de operación, el total de acciones de apertura o cierre, el tiempo de reconexión, el tiempo de reposición y ejecutar de nuevo la secuencia de operación una vez que se ha recuperado la corriente mínima para operar.

De manera más específica, cuando se presenta una falla en la red eléctrica aérea, los interruptores reciben la energía y detectan que esta supera los niveles preestablecidos, entonces esta energía se traslada a una bobina (primera apertura rápida) que aplica fuerza sobre un engranaje que gira en una sola dirección, lo que provoca que los contactos móviles, compuestos por resortes tensionados, caigan, llenen de energía una segunda bobina  y se produzca el primer cierre rápido.

Cuando se produce el primer cierre rápido en los restauradores, al mismo tiempo se inicia una secuencia de operación sobre los contactos móviles que provoca la reconexión de los contactos fijos y en consecuencia que se lleve a cabo también la reconexión de las líneas, pero al mismo tiempo, el dispositivo se prepara automáticamente en caso que se presente una nueva falla.

Este procedimiento es el que estos equipos llevan a cabo cuando se presenta una falla temporal en la red de distribución de energía eléctrica aérea. Cuando se trata de una falla permanente, el procedimiento es idéntico, con la excepción de que los procesos de apertura y cierre rápido se producen varias veces, según su programación, y se adicionan procedimientos de apertura y cierre transitorio o retardado.

La programación de este tipo de dispositivos varía en función de las necesidades y características de la red eléctrica a la que esté conectada, sin embargo, en todos los casos un restaurador opera por medio de secuencias de apertura y cierre, las cuales pueden sucederse en un máximo de 5 y 4 veces, respectivamente.

El tiempo de reconexión es el intervalo que sucede entre la apertura y el cierre de los contactos; el tiempo de reposición es el lapso que transcurre entre el momento en que terminan los procesos de apertura y cierre y el regreso a su programación inicial.

Como sucede con otros tipos de equipos y dispositivos eléctricos, existen diferentes tipos de restauradores, los cuales se clasifican con base en diferentes criterios. Existen los trifásicos y monofásicos, llamados así por su mecanismo de trabajo, también están los de control hidráulico o electrónico y los de microprocesador, clasificados así por el tipo de controladores que utilizan, y también están los equipos de restauración de aislamiento sólido, con aceite o SF6, clasificación basada en el tipo de interrupción que se aplica.

De igual forma, el tipo de restaurador que se instale en la red, depende de las necesidades y características de esta, pues cada red cuenta con diferentes niveles de voltaje, diferente número de secciones y circuitos e incluso puede tener un diseño particular según el área a la que se distribuye la energía.

Cualquiera que sea la necesidad y el tipo de dispositivo que se requiera, Asesores en Alta Tecnología es la opción ideal para adquirir este tipo de equipo, pues es una empresa especializada en el área que cuenta con un amplio catálogo con diferentes tipos de dispositivos, equipos y refacciones eléctricas, con un par de décadas de experiencia en el mercado y un buen número de clientes satisfechos con los productos y servicios ofrecidos.

Equipos diseñados para diferentes niveles de voltaje, con diferentes tipos de controladores, diversos puertos, de las mejores marcas, fabricados y diseñados con la mejor tecnología y las implementaciones más novedosas y efectivas. Por todo esto, los restauradores ofrecidos por Asesores en Alta Tecnología cumplen con las normas de calidad impuestas por la CFE y son, sin lugar a dudas, sinónimo de garantía, confianza y calidad.