Para la gran mayoría de personas, los transformadores parecen ser artefactos comunes, casi cotidianos, pues a pesar de no tener contacto directo o cercano con ellos, incluso ni siquiera saber exactamente cómo es que funcionan, en toda colonia se cuenta con uno de estos dispositivos eléctricos, ya que su uso en la red eléctrica para la distribución de energía en casas y edificios es indispensable, razón por la que muchas personas conocen, por lo menos de vista y nombre, este artefacto.

Pero lo que pocas personas saben es que existen diferentes tipos y usos que se le pueden dar a estos dispositivos eléctricos, los cuales tienen diferentes tamaños, capacidades, funciones y estructuras, aunque en general todos los tipos tienen características en común y operan de una manera similar.

Quizás para una persona ajena a la industria no es necesario saber de manera precisa lo que es un transformador, sus partes o cómo funciona, pero para las personas interesadas e involucradas en la industria eléctrica o alguna otra y los especialistas, por supuesto, sí es fundamental conocer estos artefactos de manera mucho más completa.

Transformadores

Los transformadores son máquinas eléctricas, estáticas y de corriente alterna, máquinas cuyo diseño y composición permiten que se transformen, controlen, manejen o varíen una o varias características de la corriente eléctrica que recibe el dispositivo, como el voltaje o la intensidad de la corriente, pero al mismo tiempo manteniendo estables otras de sus características como la frecuencia y la potencia.

Esta es la razón por la que este tipo de dispositivos se utilizan en las instalaciones de redes eléctricas que proporcionan energía a un área determinada, pues el artefacto recibe la corriente, la transforma (aumentando o disminuyendo la tensión) y la distribuye a las diferentes construcciones con el voltaje, tensión e intensidad adecuadas para uso doméstico o industrial.

Pero para lograr esto, la máquina lleva a cabo un proceso a través de sus componentes, en el cual la electricidad que el dispositivo recibe es transformada en magnetismo y este magnetismo es nuevamente transformado a electricidad, pero con las condiciones ideales según los requerimientos del usuario final de la energía.

Un transformador está formado por dos componentes básicos que son el núcleo y los devanados. El núcleo es el cuerpo (la caja), el elemento que a su vez está constituido por varias chapas, columnas y culatas, partes que dan estructura al artefacto y que en conjunto sirven, gracias a que son excelentes conductores magnéticos, para conducir el flujo magnético que es generado al transformar la electricidad en magnetismo.

Por su parte, los devanados son estructuras formadas por hilo de cobre que se enrolla alrededor de un bucle o bobina, están recubiertos por una capa aislante, por lo general un tipo de barniz, y se encuentran a cada lado del núcleo, por lo que son conocidos como devanado primario y secundario. El devanado primario es el que recibe la electricidad y la transforma en magnetismo, el cual es trasladado a través del núcleo hasta el devanado secundario, el cual transforma el magnetismo de nuevo en electricidad.

De manera muy general, el funcionamiento de los transformadores está basado en la inducción electromagnética. Esto quiere decir que al aplicar tensión (fuerza electromotriz) en el devanado primario se origina un flujo magnético en el núcleo (que suele ser de hierro), debido a la capacidad como conductor magnético de este núcleo y sus componentes, el flujo magnético viaja a través de este hasta llegar al devanado secundario y con su movimiento consigue generar una fuerza electromagnética, la energía que será finalmente distribuida.

El funcionamiento de un transformador es el mismo para cualquier tipo, así que la clasificación de estas máquinas se hace con base en características como el uso para el que están diseñados, los valores de corriente que se modifican y el tipo de lugar, ambiente o material en el que serán instalados. De esta forma, los tipos más comunes son los sumergibles, de poste, de pedestal y el tipo subestación.

El tipo sumergible es un transformador que se utiliza en redes de distribución eléctrica subterránea y está diseñado de manera específica para permanecer dentro de una bóveda sumergida o enterrada. Su uso es muy frecuente en avenidas y calles principales, fraccionamientos, zonas turísticas o exclusivas e incluso en algunas industrias.

Los transformadores de poste son los más conocidos, pues se trata de los artefactos que se instalan en los postes de las redes de distribución eléctrica aérea que proporcionan energía en zonas residenciales, comerciales, rurales, escolares y zonas con pequeñas industrias.

El transformador de pedestal también es utilizado en la red de distribución subterránea, pero este tipo específico está diseñado para permanecer al aire libre, ya que está protegido por un gabinete especial bastante resistente.

Finalmente, el transformador tipo subestación está diseñado para su uso en zonas donde existe una gran actividad comercial y sobre todo industrial, de manera que sus capacidades en cuanto a tensión, intensidad y voltaje son mucho mayores a las de otros tipos.

Este tipo de dispositivos son utilizados prácticamente en todos los ámbitos de la vida humana, en el comercio, la industria y la vida cotidiana, pues su uso es indispensable en las diferentes redes de distribución de energía eléctrica, la mayoría de aparatos electrónicos cuentan también con un pequeño transformador interno que regula el voltaje (lo reduce), los diferenciales o medidores que se instalan en el hogar cuentan con un transformador interno para determinar y comparar la intensidad de energía que entra y sale de la red con que cuenta la vivienda.

En resumen, la importancia de estos artefactos radica en que gracias a ellos ha sido posible el crecimiento y desarrollo de la industria eléctrica, el uso de la electricidad de manera segura y controlada y la distribución de energía prácticamente a cualquier lugar.

Sin importar el uso que se les dé y los requerimientos que se tengan, los transformadores que ofrece Asesores en Alta Tecnología son los mejores en el mercado, de las mejores marcas, de diferentes tipos e incluso con certificaciones internacionales de seguridad y calidad, por lo que cualquier empresa que requiera soluciones o asesoría en equipos y material eléctrico debe indudablemente, pensar en Asesores en Alta Tecnología.